La primera croquetería artesana en la villa con catorce variedades y elaboradas con leche de caserío

croquetaTodos los días, sobre las cinco de la mañana, se recoge la leche con la que se elaboran unas croquetas especiales. La capital vizcaina cuenta con una novedosa y singular croquetería artesana Croqueta y Presumida, situada en Doctor Areilza, 20; un nuevo negocio que, según aseguran sus promotores, pretende “revolucionar este sector creando unas croquetas artesanas del día, diferentes, elaboradas con leche de caserío”, explica Ibai Eizagirre, responsable de Publicidad. Tres personas trabajan en esta nuevo local, el primer establecimiento de Bilbao, que oferta exclusivamente estos manjares, 100% naturales y sin conservantes. “Estamos ilusionados con el proyecto.

La primera tienda se abrió en Donostia el año pasado, después en Gasteiz. En Bilbao también había que estar”, comenta Eizagirre.

La falta de tiempo ha llevado fundamentalmente a las generaciones más jóvenes a dejar de lado la elaboración de productos caseros como las croquetas. El objetivo es conseguir un producto similar, elaborado con buenos ingredientes y que conserve esa esencia especial con la que las amamas hacían la masa de las croquetas que han vuelto locos a generaciones y generaciones. “Es una pena que se pierda esos sabores tradicionales”, comentan los impulsores de este proyecto culinario.

Variedad Para todos los gustos y sabores, en total, se elaborarán diariamente catorce variedades de este producto; desde los clásicos de jamón, bacalao, hongos o huevo y york, que son los más demandados, hasta las novedosas de carne con piquillo, txangurro, foie, queso Idiazabal, chuleta, champiñón al ajillo, puerros y gambas, espinacas con jamón o chipirón en su tinta. “Nuestra intención es trabajar con productos de temporada y poco a poco crear nuevos sabores”, describen. La elección del sabor y número de croquetas dependerá del consumidor. Los pequeños manjares se venden e en cajas de una docena o de 24. “Queremos darle el valor que se merece a un producto que durante décadas ha formado parte de las casas y gusta a mucha gente. Se colocan en cajas como si fueran bombones”, cuenta. “Es el regalo perfecto y con garantías que vayan a gustar”, explica Ibai Eizagirre. En el estreno ayer las dependientas no dieron abasto. Hoy, a las cinco de la mañana se ha recogido la leche con las que se han elaborado las nuevas croquetas que lucen en las vitrinas.

Fuente: Deia

A %d blogueros les gusta esto: