Agua para tu cuerpo

Como sabemos el agua es un elemento imprescindible para nuestro cuerpo, y esencial en la alimentación, entre sus labores esta el trasportar los nutrientes , regular la temperatura corporal y eliminar toxinas entre otras.

Pero la cosa no queda ahí, pues forma parte esencial de todos nuestros órganos. Por ejemplo, el cerebro y el corazón están formados por tres cuartas partes de agua, los pulmones por un 83% e incluso los huesos, que parecen totalmente secos, contienen un 31% de este líquido

El no hidratarse correctamente puede suponer afecciones como problemas en la regulación corporal, alteraciones de la función cognitiva, estreñimiento, etc. por ello es muy importante beber líquidos, aunque son diferentes las necesidades según la actividad física que realice la persona, los hábitos alimenticios, la cantidad recomendable es entre dos y dos litros y medio.

Estos valores los proporciones a ingesta de alimentos unos 0.8 litros, 1.5 directamente y0.3 del metabolismo, ademas es aconsejable incluir leche, infusiones y caldos.

Cuando una persona envejece, el porcentaje de agua en su organismo se reduce, se debe a que con la edad disminuyen los tejidos ricos en agua y se incrementan lo pobres, cuando se alcanza la etapa madura los niveles de agua se sitúan en un 50% u 60 %, frente 80% de edad infanto juvenil.

Muchas de las bebidas  que contienen cafeína, como el café, té y sodas con cafeína, tienen un efecto diurético, y por lo tanto nos hacen que nos deshidratemos en vez de proveernos el líquido vital que nuestro cuerpo necesita. De hecho cuando tomamos té o café probablemente necesitemos tomar aún más agua.

Ademas otros líquidos  que tomamos habitualmente, como jugos, bebidas energéticas, etc., no tienen el mismo efecto que el agua porque no limpian en organismo de la misma manera.

En general es bueno consumir agua antes de comenzar a sentir sed, porque una vez que uno ya siente sed quiere decir que el cuerpo ya está a cierto nivel de deshidratación.

Existen situación en que los nutricionistas indican la necesidad de aumentar ingerir líquidos, cuando existen patologías renales o diabetes, personal que consumen medicación diurética, cuando tenemos vómitos o diarreas, con fiebre, en personas con depresión o ansiedad, etc.

Deja un comentario