10 cosas que hacer en Bilbao

10 cosas que hacer en BilbaoBilbao es el corazón de una metrópoli con más de un millón de habitantes.

Es el eje principal de desarrollo económico-social y el factor fundamental de modernización del Golfo de Vizcaya.

Los grandes proyectos arquitectónicos y de infraestructuras han servido de motor para la regeneración urbanística y económica de la ciudad.

El Museo Guggenheim Bilbao, el Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna, el Metro de Norman Foster, el Aeropuerto de Calatrava, las torres diseñadas por los arquitectos Arata Isozaki y César Pelli… son ejemplos de la arrolladora vitalidad que se respira en Bilbao.

La ciudad está rodeada de un paisaje fértil, con bosques, montañas, playas y costas escarpadas que hacen de Bilbao un destino privilegiado para el visitante.

Los modernos transportes y la red de carreteras acercan los enclaves más próximos, como las capitales vascas Vitoria y San Sebastián.

Irnos de Pintxos

Es un clásico que hay que hacer,  Bilbao está lleno de bares donde comer buenos pintxos, pero las zonas más típicas son Pozas, Ledesma o el Casco Viejo. Un pintxo y un vino o zurito.

Por todo el Casco Viejo de Bilbao se reparten locales que ofrecen una amplia variedad de pintxos, concentrándose en lugares como la Plaza Nueva, la Calle del Perro o Somera. Es la zona de más tradición de la capital vizcaína y allí acuden desde los que van a hacer sus compras hasta los tradicionales txikiteros.

Los pintxos y raciones más emblemáticos son las de rabas, de tigres, de champiñones, de bacalao, de pimientos y los pintxos de tortilla.

En la Plaza Nueva, por ejemplo, destacan el ‘Sorginzulo’, con sus pintxos de la tierra, delicatessen y de autor, el ‘Zuga’, donde imperan los bocados de diseño, el ‘Gure Toki’ y el ‘Café Bilbao’. El histórico ‘Víctor Montes’, por su parte, cuenta con una recomendable barra de pintxos más tradicionales. Las cazuelas de comida casera del ‘Río Oja’ (Calle del Perro, 4) y los pintxos de jamón ibérico del ‘Xukela’ (Calle del Perro, 2) son también de los que no dejan indiferente a nadie.

El ‘Santa Maria’ (Santa María, 18), típica taberna con la decoración de los 60, el ‘Berton’ y el ‘Sasibil’, ubicados en la calle Jardines y ambos con excelentes pintxos y vinos; la taberna ‘Askao Berri’ (Askao, 5), famosa por sus Traineras y Txapelas y el ‘Gatz’ (Santa María, 10), donde podremos degustar el pintxo de tortilla de bacalao, son otras paradas ineludibles de esta ruta gastronómica.

El Museo Guggenheim

Merece la pena dar una vuelta por fuera y dentro del museo Guggenheim y la rivera de la ría.

El Museo Guggenheim Bilbao es obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry y representa un magnífico ejemplo de la arquitectura más vanguardista del siglo XX. Con 24.000 m2 de superficie, de los que 11.000 están destinados a espacio expositivo, el edificio representa un hito arquitectónico por su audaz configuración y su diseño innovador, conformando un seductor telón de fondo para el arte que en él se exhibe.

En conjunto, el diseño de Gehry crea una estructura escultórica y espectacular perfectamente integrada en la trama urbana de Bilbao y su entorno.

San Mames

10 cosas que hacer en BilbaoSan Mames es la catedral del fútbol se encuentra  cerca de la estación de autobús que os subirá al festival y también si os vais de pintxos por la zona de Pozas.

El nuevo estadio de San Mamés ya es una realidad desde el 16 de septiembre de 2013. Esta fecha resulta histórica al jugarse el primer partido. Fue un Athletic-Celta de la cuarta jornada de Liga de la temporada 2013-14, con victoria rojiblanca por 3-2.

El primer gol en el nuevo campo lo marcó el visitante Charles. Y el primer tanto del Athletic fue obtenido por Mikel San José.

San Mamés Barria tomó así el testigo del viejo y entrañable San Mamés. Eso sí, el nuevo santuario rojiblanco se estrenó una noche lluviosa sin estar completamente construido.

En el debut hubo 36.000 afortunados que asistieron al primer encuentro. Fue una noche muy emocionante la del estreno de un campo para el que hubo que aportar 150 millones de euros, cifra astronómica comparando con las 89.061 pesetas que costó el antiguo campo que estaba ubicado al lado del nuevo.

Cadetral de Santiago

Es la iglesia más antigua de Bilbao, construida en 1379 y lleva la advocación del Santo Patrón de la ciudad. Se encuentra en pleno centro del Casco Viejo.

Su planta tiene forma de cruz latina, con tres naves, separados por pilares cilíndricos a los que se adosan varias columnas, y se cubre con bóvedas de crucería.

Comer un sandwich en el Bar Eme

El bar Eme de Bilbao es famoso en el mundo entero por sus deliciosos e inimitables sandwiches elaborados con una receta secreta. No hay otro bar en el mundo que ponga estos sandwiches  la gente se lleva bandejas enteras de ellos a casa.

Perderos por el Casco Viejo

Independientemente de que os gusten o no los pintxos, perderse por las callejuelas de la parte vieja de Bilbao es un lujo. Se respira un ambiente donde se mezcla lo nuevo y lo viejo de la ciudad y podréis aprovechar para comprar algún recuerdo, ver la Catedral de Santiago o simplemente para beber unos zuritos.

La tradición comercial del Casco Viejo, que da origen a la Villa de Bilbao hace más de 700 años, ha evolucionado hasta convertir a su Centro Histórico, en la actualidad, en uno de los Centros Comerciales Urbanos más importantes de Europa, donde se conjugan los principales Monumentos Históricos de Bilbao con importantes Centros de Cultura (Museos, Biblioteca, Teatro Arriaga, etc.) y con más de 500 Comercios, 200 Establecimientos Hosteleros y de Servicios, además del Mercado Municipal cubierto más grande de Europa.

Todo ello en un entorno peatonal y agradable. Le invitamos a disfrutar de todo ello.

La Alhóndiga

La Alhóndiga es un nuevo Centro de Ocio y Cultura que está situado en pleno centro de Bilbao y que cuenta con una arquitectura impresionante. Merece la pena pasarse por este centro cultural y disfrutar de su nuevo y remodelado diseño interior.

AlhóndigaBilbao alberga, en uno de los edificios más representativos de la ciudad, un espacio cultural y de ocio con una variada oferta para todas las personas que lo visiten. Un punto de encuentro donde compartir, aprender y disfrutar de forma individual, en grupos o en familia, de diferentes propuestas culturales, de ocio y deportivas, para todos los públicos.

Los 43.000 metros cuadrados de AlhóndigaBilbao se levantan en el viejo almacén de vino de la ciudad. Un edificio de carácter modernista, declarado “Bien de Interés Cultural” por el Gobierno Vasco en 1999, en el que se funden pasado, presente y futuro. Las fachadas y parte del espacio diseñado por el arquitecto bilbaíno Ricardo Bastida a comienzos del siglo XX, se han mantenido y rehabilitado.

El clasicismo exterior contrasta con el espacio interior urbano, singular, innovador y sobrio que ha diseñado Philippe Starck, y en el que se cristalizan la vida y la energía de Bilbao.

Exposiciones, conciertos, conferencias, talleres infantiles, actividades físicas de todo tipo, zona de lectura, un lugar para tomar un café…

La oferta de AlhóndigaBilbao es diaria y muy variada, gracias a su programación multidisciplinar y su amplio horario. Tanto si nos visitas de forma puntual, como si vives en la zona geográfica próxima, siempre encontrarás una propuesta atractiva a tu medida de la que podrás disfrutar.

Funicular de Artxanda

Desde una estación cerca del dentro de la ciudad, podréis subir al monte Artxanda en un viejo funicular para disfrutar de unas vistas de Bilbao impresionantes.10 cosas que hacer en Bilbao

A finales del siglo XIX y primeros años del siglo XX, muchos bilbainos utilizaban el monte Artxanda como lugar de esparcimiento y diversión, creándose en el entorno un casino y diversos “ txakolis “ donde la gente disfrutaba de su tiempo de ocio.

Este fue el motivo para que desde el año 1901 al 1912 se valorara el proyecto preparado por Bernardo Jiménez de un tren de cremallera que uniera el centro de la Villa con el monte Artxanda. Este proyecto no llegó a salir adelante debido a la falta de financiación.

Pero más adelante en 1915, la Dirección de Obras Públicas aprobaba un proyecto de Don Evaristo San Martín y Garaz. Y con fecha 19 de julio remitía una carta al Sr. Gobernador en la cual se daba el visto bueno a la construcción del funicular,

El Metro

Bilbao no demasiado grande y el metro no es totalmente necesario para cruzar la ciudad de cabo a rabo. No obstante, merece la pena ver el interior de las estaciones de metro y disfrutar del amplio espacio que ofrece a sus visitantes. Nada que ver con los agobios de otras estaciones de metro de ciudades grandes. Además, el metro te puede dejar en la playa en menos de una hora…

Parque de Doña Casilda

Bilbao no es una ciudad con demasiados parques, así que hay que aprovechar los pocos que tenemos. El Parque de Doña Casilda es un buen sitio para tumbarse en el cesped, tomar el sol o ver unos patos atacar a los más pequeños.

El Parque de Doña Casilda fue inaugurado en 1920, una vez que Doña Casilda Iturrízar cediera al Ayuntamiento de Bilbao los terrenos sobre los que se asienta. No extraña por tanto que uno de los monumentos más característicos de este espacio verde se haya dedicado a su persona.

La obra, realizada por Agustín Querol (Tortosa, 1860- Madrid, 1909), está situada en el centro del estanque rectangular del paseo de la Pérgola y consta de una gran columna, profusamente decorada, y coronada por un busto de bronce de la mencionada señora.

 

A %d blogueros les gusta esto: